Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
https://www.facebook.com/foro.Poesia.Infinta
Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario


La maldición gitana

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La maldición gitana

Mensaje por Anayss el Dom Jun 19, 2011 5:14 pm



La maldición gitana:

Ella era una joven medico, altruista, pensando siempre en los demás, ilusionada por hacer algo bonito por las personas, sobre todo por los niños.
El era un joven policía, suficientemente maduro para haber visto ya muchas cosas que desearía no haber visto nunca.

Aunque ambos habían crecido en buenos barrios, ahora por sus trabajos frecuentaban ambientes pobres en numerosas ocasiones, ella en el hospital y el investigando delitos.

Era un día de invierno, cuando las noches ya se hacen insoportablemente largas y frías, se había producido un tiroteo y nuestro protagonista Marc había recibido una herida al ser impactado por la bala de una colt 9mm, inmediatamente fue trasladado por una ambulancia al hospital donde trabajaba la doctora Ana.

Ambos por sus trabajos tenían una vida solitaria, estaban entregados a sus trabajos que apenas tenían tiempo para nada más.

Ana mando a Marc que se quitase la camisa, que estaba empapada en sangre y se tumbase en la camilla, y así lo hizo, tenia un cuerpo musculoso y varios tatuajes que le hacían misterioso y atractivo. Ana se acerco con su largo pelo rubio y su olor a flores y miel, y empezó a limpiar la herida con gasas y alcohol, al hacerlo el se sobresalto cosa que hizo reír a Ana como podía ser que un hombre que parecía tan fuerte se hubiese.

Quejado por un poquito de alcohol, esto hizo que se rompiese el hielo y empezasen a hablar animosamente.

Tras 10 puntos de sutura Marc se atrevió a pedirle el teléfono para quedar algún día quizá a cenar o lo que quiera que Ana le apeteciese, pero Ana le dijo que no se lo daba, que le diese el, el suyo y que ya le llamaría. (Es muy típico de ella llevar las riendas del asunto).

Por algún designio del destino que cobra gran importancia en nuestra historia en cuanto Ana termino su turno llamo a Marc, eran las 5 de la mañana pero eso no importaba por que estaba deseoso de verla de nuevo. Fueron a una cafetería y tomaron tranquilamente café, un café un poco largo por que duro 4 horas, en esas horas ambos estaban tan cómodos y felices que el tiempo pasaba de tal manera que era como sino existiese nada mas en el mundo.

Pasaron las semanas y cada vez se veían mas a menudo, pasaban muchas noches ya juntos en casa del uno o del otro haciendo el amor de manera muy apasionada.



Un día Ana y varios doctores más se habían acercado a un poblado gitano para vacunar a los más pequeños y mientras lo hacia el hijo del patriarca gitano se había encaprichado de Ana, era completamente diferente a las gitanas, era rubia, delicada, cariñosa, tierna, y con mucho carácter y las gitanas tienden mucho mas a la rudeza y sumisión al hombre que a la bravura y determinación de Ana.

Raúl que es como se llamaba el príncipe gitano se acerco con chulería y desparpajo a Ana, llevaba unos pantalones vaqueros ajustados, una camisa negra desabrochada y una enorme navaja a la espalda. La forma de presentarse era más como si hablase a un esclavo que a una persona, pero era a lo que estaba acostumbrado. Su imagen podría asemejarse a la visión romántica que se tiene de los gitanos, pero nada más lejos de la realidad que es otra muy diferente.

Raúl le dijo que dejase de vacunar a los niños que ellos crecían solos y que no era necesario preocuparse por ellos, que fuese a su chabola para atenderle a el. Ana le dijo que no de un amanera rotunda cuando el la agarro del brazo y se la llevaba arrastrándola a su charolo, los demás médicos se sentían amenazados y no hacían nada por ayudarla ya que había demasiados gitanos allí y no dudarían en asesinarlos si intervenían, asíque iba a dejar que Ana fuese literalmente violada por aquel gitano.

Marc que es excesivamente protector estaba cerca de la zona pero a distancia para no incomodar a Ana pero siempre vigilante, protegiéndola de todo, al observar la situación desde una colina cercana copio rápidamente el coche patrulla y se dirigió al poblado, y saltándose todas las barreras y obstáculos dejo el coche en la misma puerta de la casa de Raúl y de un disparo reventó la puerta para entrar y salvar a su amada, cual fue la sorpresa cuando al entrar vio que Ana había golpeado en la cabeza al gitano y este se encontraba sangrando con una enorme brecha en la cabeza y sin sentido, mas sorprendente fue la cara que puso Ana al verlo y al verle la cara empezó a carcajear, diciéndole que ella era indomable , y que se valía por ella misma, momento en que Marca empezó a reír y le dijo esa es mi chica!.
Al salir de allí, un vieja gitana con la cara muy arrugada y un vestido negro de eterno luto, como si fuese la misma muerte vio al gitano tumbado a los dos jóvenes que salían y le echo una maldición, un antiguo mal de ojo rumano, le dijo que nunca disfrutarían de su amor, le echo una maldición de muerte a Marc y le dijo que lo poco de vida que le quedaba seria de desdicha y pena.

Todo aquello sucedió de tal manera que les impacto, no era algo de risa, esa familia gitana era conocida por sus males de ojo, y así además mantenían al resto de gitanos bajo sus ordenes. Una sombra cruzo en ese momento el poblado gitano y es como si hubiesen helado los corazones de todos lo que allí estaban que no fueran gitanos.

Marca ayudo a Ana a montar en el coche y dejaron allí a los médicos cobardes que no iban a hacer nada por impedir el crimen.
Y en casa cenaron tranquilamente y se fueron a dormir, pero en mitad de la noche Marc se despertó al escuchar los llantos de Ana, le pregunto que por que lloraba y Ana le contesto que: ¿Y si la maldición se cumple, y si te pierdo?
Marc le dijo que no se preocupase que eso no fuera a suceder que solo era cosas de gitanos que asustan a personas con poca cultura que no sucedería nada.
Se abrazaron fuertemente y se besaron, y mientras el la acariciaba ella se quedaba placidamente dormida.

Sobre las 4 de la madrugada escucharon un ruido de cristales rotos, y se levanto rápidamente a coger su arma pero mientras lo hacia, los intrusos le dispararon tres veces en el pecho, y mientras caía disparo a uno dándole en el hombro, y logrando así que huyeran aun a costa de estar perdiendo su vida, pero habiendo salvado la de Ana.

Gracias a Dios que Ana medico y por su rápida intervención consiguió parar la hemorragia, en 5 minutos una ambulancia avisada por los vecinos se presento en el domicilio y se llevo a Marc al hospital acompañado en todo momento por Ana que no dejaba de agarrarle la mano y de susurrarle que todo iba a salir bien que no se preocupase.

En el hospital tras 4 horas en el quirófano salio un medico y se acerco a Ana, ya se conocían , y le dijo que tenia que ser sincero con ella, así lo prefería, le dijo que había muy pocas posibilidades de que se recuperase que en cualquier momento podría morir, que las balas habían tocado varias zonas vitales, que se alojaban en sitios de difícil acceso y que no podían extraerlas, que habían echo todo lo posible, sacando 2 balas pero una no la podía sacar o moriría en el acto, y había perdido mucha sangre, demasiada, no había nada mas que pudiese hacer , y que adema suba a sufrir tremendos dolores, con lo cual lo iban a sedar con morfina a la espera de que muriese quizá.

Ana pregunto al medico que sangre tenia Marc, era B+, la misma que tenia ella y le pidió que hiciera una transfusión con su sangre, evidentemente no se podía negar a ello, y así lo hizo parte de la sangre de Ana corría ahora por las venas de Marc, su sangre era fuerte, vital, y con su espíritu romántico pensaba que haría que se recuperase por arte divina y se incorporase pero esto no sucedió.

Pasaron varios días y como había vaticinado la maldita gitana y Marc estaba sufriendo enormemente y Ana igual no se había movido de su cama durante todo ese tiempo.

La tarde del tercer día la vieja gitana apareció por el hospital con una enorme sonrisa en la boca, al verla entrar en la habitación del hospital donde estaba Marc se echo encima de este instintivamente para protegerlo, la gitana río aun mas, ella no usaba la violencia física solo las maldiciones, y le dijo a Ana que si quería salvar su amado debería de regresar con ella al poblado gitano y ser la mujer y esclava de Raúl hasta que el se aburriese o hasta que muriera , complaciéndole siempre que el quisiera. Al escuchar esto el rostro de Ana perdió el color y se quedo blanca como las estatuas marmolineas.

Empezó a llorar y miro a Marc como no se movía y respiraba con dificultad, y accedió, le dio un beso en la frente a Marc y se macho con la gitana al poblado a consumar su enlace con el príncipe gitano, la maldición se estaba cumpliendo.

Ana había llegado ya al poblado, y se dirigía a la chabola de Raúl, en el hospital el pulso de Marc se acelerada peligrosamente, parecía que se estaba muriendo, a medida que se acercaba mas y mas a Raúl el pulso de Marc subía mas y mas, parecía que le iba a estallar el corazón, al pisar la entrada de la casa, Marc se incorporo como si fuese un zombi y con la bata se dirigía por los pasillos hacia la calle, parecía que supiera que estaba apunto de suceder, pero no lo iba a permitir, la sangre de Ana en sus venas le hacia estar unido junto con su amor mas allá de todo lo comprensible, de todo lo humano.
Un vigilante del hospital intento detenerle y al hacerlo se llevo un golpe que lo noqueo al instante, y con una lucidez impropia de un moribundo le arrebato el arma de fuego. Cogio una ambulancia y se dirigió a toda prisa al poblado gitano.

Ana estaba ya en la habitación principal, estaba sucia, había latas de cerveza vacías por todos lados y además del gitanos había varios mas , sucios y desaliñados, al verla todos reían y la humillaban , riéndose que eso es lo que había conseguido negándose la primera vez y que viese a donde le había conducido al mismo sitio.

Raúl se acercaba a Ana, la agarro del brazo y le tiro del pelo para atrás, iba a besarla y ella no podía hacer nada por temor a que la maldición se cumpliese y si quería que su amado se salvase tenia que permitirlo aun acosta de toda una vida de sufrimiento, pero era la única manera.

Cuando todo parecía perdido, la ambulancia atravesó las finas paredes del charolo atropellando a varios de los gitanos, y entre el estruendo bajo del vehiculo, y disparo a todos los gitanos que quedaba con vida entre ellos a Raúl, este seguía con vida, aun retorciéndose de dolor, Marc le apunto a la cabeza mientras el lloraba y suplicaba que no lo matase, y no lo hizo, aun furioso con ellos su corazón era noble y justo y lo dejo vivir aunque seria una vida sin honor le importase o no y sin poder por que había sido vencido por un payo, un policía y sobre todo por el amor que sentían Ana y Marc y por el sacrificio que estaban dispuestos a sufrir.

Marc monto en la ambulancia con Ana, todavía no la había puesto a salvo y la llevo hasta la comisaría de policía, cuando estaba llegando y después del shock de ver todo lo que había pasado Ana vio que toda la ropa de Marc estaba empapada de sangre, bajo del coche corriendo gritando que por favor la ayudasen, abrió la puerta de Marc y lo bajo empezó a besarle y a llorar , las lagrimas caían en el rostro de Marc que no paraba de decir que la amaba con todo su corazón, que no se preocupase que iba a estar bien, que nunca la dejaría que su amor estaba por encima de todo.

Ana no paraba de llorar sentía como la vida se escapaba del Marc, este no quería preocuparla y no paraba de sonreír aunque sufría tremendos dolores, pero sabia que la dejaba sana y salva.

En ese momento los sanitarios se acercaban corriendo a atender a Mar y Ana se acerco al rostro de Marc para besarlo y mientras lo hacia Marc murió entre sus brazos, de forma tranquila por que ella estaba bien.





Fin....


..Autoría Anayss..
Código: 1105289316947


Lun Oct 18, 2010





Anayss

Mensajes : 71
Fecha de inscripción : 12/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición gitana

Mensaje por William Jimenez T. el Lun Jun 20, 2011 5:04 pm

un cuento lleno de situaciones similares a la vida real, donde en medio de el se atrapa y se esconde un gran amor que sale a flote.
muy bueno, me recordó el que escribiste de los enamorados por la Internet
will
avatar
William Jimenez T.
Miembros

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 04/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.